Artículos etiquetados como: religión

La magia del Diwali o “El Festival de las Luces”

Luces en las ventanas, en las puertas, en las calles, en las plazas e incluso en los ríos, brindan un increíble espectáculo para cualquier persona que visite la India para la llegada del año nuevo. Esta celebración es conocida como Diwali o “El Festival de las Luces”, y consiste en cinco noches de fiesta, significación religiosa y alegría.

Durante estos días la gente estrena ropa nueva, elegante y colorida, comparten distintos tipos de dulces, prenden inciensos y hacen explotar petardos y fuegos artificiales a lo largo de la ciudad, iluminando el cielo con decenas de colores, en un impresionante espectáculo.

Este evento reúne diversas conmemoraciones religiosas, como por ejemplo, el regreso del príncipe Rama a la ciudad de Ayodhya, luego de su victoria sobre Ravaṇa, el rey de los demonios. Según cuenta este pasaje, los habitantes de la ciudad adornaron las murallas y techos de sus casas con lámparas, para que Rama pudiera encontrar el camino de regreso. Así comenzó la tradición de encender la mayor cantidad de luces durante la noche.

Sin embargo, la protagonista de esta fecha es la diosa Lakshmí, consorte eterna del dios Visnú, diosa de la belleza y de la buena suerte. Para adorarla, en la gran mayoría de los hogares se instala un altar con su imagen, a la que se le ofrece flores, incienso y monedas, mientras se recita el mantra correspondiente.

Tradiciones y costumbres

En esta fecha es común que se limpien y pinten las casas con especial atención para recibir el año nuevo.​ También lo es celebrar cada día con ricas comidas compuestas por sabrosos platos y hacer ofrendas de frutas, arroz con leche y flores, a las personas cercanas y parientes.

Además cada integrante de la familia ordena sus cuentas, paga sus deudas y se reconcilia con sus enemigos o con las personas con las que han tenido conflictos, ya que la diosa Lakshmí favorecerá de forma especial a quienes lo hagan.

Esta fiesta trata principalmente de pasar el día en familia, pero el verdadero espectáculo se ofrece durante las noches, cuando se abren todas las ventanas y las puertas de las casas y se instalan lámparas de aceite o velas en cada una de ellas, a la espera de la visita de Lakshmí. En dicho momento las familias recitan mantras para que la diosa entre al hogar y su bendición perdure para el resto del año.

También se lanzan barcos de papel o lamparillas encendidas a los ríos sagrados. Cuenta esta tradición que entre más lejos lleguen, mayor será la felicidad en el año venidero. Además cuando sale el sol, es ritual lavarse la cabeza en estos mismos ríos para purificar el espíritu.

Esta fiesta simbólica representa la necesidad de la humanidad de avanzar hacia la luz de la verdad, es decir, obtener la victoria del dharma (la virtud) por sobre el adharma (falta de virtud). Es una celebración que brinda esperanza, alegría y unión frente al nuevo año, y que conecta a sus habitantes con sus raíces y tradiciones religiosas.

 

¿Qué se celebra cada día? ¡Aquí te contamos!:

Día 1, Vasu Baras: La “limpieza de Primavera” se lleva a cabo.

Día 2, Dhan Teras: Se instalan las lámparas de aceite (diyas) en las casas.

Día 3, Chaturdashi: Es el principal día de la fiesta. Las familias se reúnen  para rezar a la diosa Lakshmí, antes de la fiesta y los fuegos artificiales.

Día 4, Lakshmi Puja: El inicio del nuevo año hindú. Amigos y familiares se reúnen para intercambiar regalos y los mejores deseos para el nuevo año que está ya sobre ellos.

Día 5, Govardhan Puja: Los hermanos visitan a las hermanas, donde son recibidos con amor y una comida extravagante.

Artículos etiquetados como: religión

La magia del Diwali o “El Festival de las Luces”

Krishna solía ir con sus compañeros y amigos a la ribera del río Yamuna, y cuidaba a las vacas. Un día mientras estaban en el campo, los niños y las vacas sintieron mucha sed y tomaron del agua del Yamuna, sin saber que éste estaba envenenado por la gran serpiente Kalia.

De repente, todos los que tomaron agua del río cayeron al suelo muertos. Entonces Krishna, al ver esta situación, lanzó su misericordiosa mirada sobre ellos y todos volvieron a la vida.

Krishna se dio cuenta que toda el área estaba contaminada y emanaba un vapor venenoso. Al ver esto se subió a un gran árbol y saltó a la mitad del lago. Mientras Krishna nadaba como un elefante grande y poderoso, hizo un sonido estruendoso que la gran serpiente negra pudo oír.

De inmediato Kalia se presentó ante Krishna, y pesar de reconocer los bellos rasgos del dios, sintió gran ira dentro de su corazón y lo atrapó con la intención de matarlo. Mientras esto ocurría, se manifestaron malos presagios: la tierra tembló, del cielo caían meteoritos y los cuerpos de los hombres temblaban.

Durante dos horas Krishna permaneció como un niño atrapado en los anillos de Kalia, pero cuando vio que todos los habitantes del lugar —incluyendo a su madre y a su padre— estaban a punto de morir, y que no tenían ningún refugio para salvarse, se liberó y comenzó a expandir su cuerpo.

Kalia se encolerizó, sus grandes cabezas se expandieron, exhaló vapores venenosos por su nariz, sus ojos se inflamaron como el fuego y de su boca salieron llamas. Krishna inmediatamente se abalanzó sobre  la serpiente y ésta buscó una oportunidad para morderlo, pero el dios se movió rápidamente alrededor de ella.

La serpiente gradualmente se cansó. Entonces Krishna saltó sobre las múltiples cabezas y comenzó a danzar sobre ellas. En ese instante comenzaron a llover flores, y los ciudadanos tocaron tambores, distintos tipos de flautas, y cantaron diferentes oraciones y canciones.

Kalia trató de empujarlo hacia abajo, pero Krishna controló todas las cabezas y comenzó a golpearlas violentamente con sus pies de loto. Esto fue más que lo que la serpiente podía soportar. Gradualmente la serpiente fue reducida a luchar por su propia vida y vomitó toda clase de desechos.

Kalia entonces comenzó entonces a vomitar sangre en lugar de veneno y todo su cuerpo parecía estar roto por las patadas. Dentro de su mente, sin embargo, comenzó a comprender que Krishna era la Suprema Personalidad de Dios, y comenzó a rendirse a Él. Comprendió plenamente que Krishna era el Señor Supremo, el amo de todo.

Las esposas de la serpiente vieron que Kalia estaba siendo dominado por las patadas del Señor y se rindieron ante él. Le rogaron que la perdonara y no la matara. Krishna entonces liberó a la serpiente de su castigo y cuando ésta recuperó la conciencia, inmediatamente comenzó a orarle y a pedirle perdón.

Después de oír esto las súplicas, la Suprema Personalidad de Dios le ordenó a la serpiente: “Debes dejar este lugar inmediatamente e irte al océano. Parte sin demora. Puedes llevar contigo a toda tu progenie, tus esposas y todo lo que poseas. No contamines las aguas del Yamuna. Deja que mis vacas y los pastorcillos de vacas las beban sin obstáculo”. El Señor declaró entonces que la orden dada a la serpiente Kalia debería ser recitada y oída por todos, para que nadie tuviera que temerle a Kalia nunca más.

Artículos etiquetados como: religión

La magia del Diwali o “El Festival de las Luces”

El Templo Dorado de Amritsar, está ubicado en el estado de Punjab, cerca de la frontera pakistaní. Es un lugar de peregrinaje para la religión Sij, doctrina que cree en un único Dios y en las enseñanzas de diez gurús del sijismo, recopiladas en el libro sagrado, el Gurú-grant-sajib.

El templo fue erigido en 1.577 en el lago Amritsar o “lago de néctar”, y su arquitectura es una representación simbólica del pensamiento sij, ya que cuenta con cuatro entradas, una a cada lado, que simbolizan la apertura de los sijs a todas las religiones.

Debido a la filosofía de integración de esta religión, el templo está abierto a cualquier creencia, nacionalidad, sexo, color o raza, y no existen restricciones para entrar. Sólo se deben seguir normas de conducta elementales, como cubrirse la cabeza, no usar zapatos, vestirse de manera modesta, ser respetuoso, sentarse en el suelo como muestra de respeto a Dios, no beber alcohol, no comer, no drogarse, entre otras reglas básicas de respeto.

Una vez dentro podremos ver a decenas de voluntarios que tocan instrumentos y cantan, y cientos de fieles rezando, haciendo reverencias y ofreciendo regalos. Además hay comedores y agua limpia que los voluntarios sijes ofrecen gratuitamente a más de 10 mil personas al día. Ten presente que todo el que desee ayudar cocinando o lavando platos es bienvenido y recibirá a cambio un delicioso té chai.

En resumen, visitar el Templo Dorado de Amritsar es un imperdible si visitas la India, toda una experiencia espiritual de paz, armonía e integración.